Socabio A.G.

Bajos precios de la cereza gatillan fuerte crisis en los productores de la Región del Bío Bío

Los productores de cereza no están pasando su mejor momento en la Región del Bío Bío. Es más, hablan de crisis, ya que el kilo no sobrepasa los $ 200 pesos.

Quienes cosecharon se encontraron que este valor no era suficiente para recuperar la inversión en los huertos.

Es por ello que otros decidieron dejar los frutos en los árboles, regalarlos o tratar de sacar un poco de dinero para el día a día.

Es que el actual monto está lejos de los $600 a $800 el comercio  y $1.800 por kilo para aquellos ejemplares que se destinaban a otros países.

"A la gente  no le convenía vender sus frutas en la zona. Muchos dejaron los huertos botados. Hay grandes cantidades sin cosechar", lamentó el presidente de la Agrupación de Cereceros de Quillón, Francisco Araya.

Otro problema que se originó por este escenario,  es que al no tener ingresos  que se esperaban no pueden cancelar  los préstamos  otorgados por Indap.

Estos llegaron en respuesta precisamente por la mala temporada del 2015 tras enfermedades asociadas a las lluvias primaverales.

"Tenemos algunas personas con los créditos que se pidieron y solicitamos que se congelen un poco más para poder pagarlos", dijo la productora oriunda del sector rural de Queime, Camila Merino.

¿Qué pasa?

De acuerdo al jefe de área Indap Bulnes, Luis Mora, "se produjo bastante cereza, pero de bajo calibre. Se quedó mucho en los huertos y otros que prefirieron ir a callejearla".

Los problemas no son ajenos a los más de 100 pequeños empresarios que se concentran en Quillón. En el 2012 el gran incendio forestal arrasó con todas las plantaciones de esta fruta.

Luego el 2015 los fuertes temporales causaron enfermedades que mermaron las cosechas hasta en 90%.

Para enfrentar esta nueva situación, el presidente de los productores de cerezas, Francisco Araya, se reunió  con el área de Indap Bulnes.

"Se solicitó que se otorguen proyectos para maquinarias, puestos de trabajo con incentivo y congelar los créditos otorgados por uno o dos años", indicó el representante.

Para los agricultores estas medidas serían un salvavidas. "Estamos pidiendo una ayuda en bonificación para poder mantener nuestros cerezos. Lamentablemente el tema de los bajos precios nos dejó económicamente nulos. No podemos seguir con la productividad. Estamos endeudados",  dijo desconsolada  Camila Merino.

El jefe del área de Indap Bulnes, Luis Mora Fuentes, explicó que  el auxilio  de esta entidad siempre ha estado disponible.

"Tienen derecho como usuarios a créditos, prórrogas de su deuda y esto lo tenemos. Las acciones y decisiones la toman los directores regionales y nacionales y nos dicen que hacer con los procedimientos.  Indap está al tanto de lo que ocurrió en esta temporada y trabaja en ello", aseguró Mora tras ser consultado por Diario Concepción.

Diario Concepción