Socabio A.G.

Parlamentarios presentaron proyecto que propone salvaguardar la producción lechera nacional

El aumento de las importaciones y su efecto a la baja en el precio que se paga a los productores, así como las consecuencias en la seguridad alimentaria y en la estabilidad del mercado interno, son parte de las razones que argumentaron los diputados Bernardo Berger, Harry Jürgensen y el senador José Manuel Ossandón (todos RN) para presentar un proyecto que propone salvaguardas a la producción nacional de leche.

La iniciativa, en la forma de un proyecto de resolución presentado bicameralmente, busca que se adopten todas las medidas necesarias, de carácter administrativo y reglamentario, para el resguardo y fomento de la producción de leche en el país, "en virtud de la importancia que esta industria reviste desde el punto de vista económico, social y alimenticio", explicó Berger, parlamentario por Los Ríos.

En su texto, la propuesta legislativa solicita al Ejecutivo "acoger favorablemente la solicitud de salvaguarda presentada por la Federación Gremial Nacional de Productores de Leche (Fedeleche) relativa a la leche en polvo entera, leche en polvo descremada y queso gauda, con el fin de evitar e impedir que el aumento de las importaciones de leche y otros productos lácteos genere distorsiones y daños graves a la industria local".

La caída en los precios de la leche producida en el país -según los parlamentarios- junto con la penetración progresiva de los volúmenes de importación de las variedades en polvo, descremada y gauda, son fenómenos que el sector viene denunciando hace años y que son evaluados de alto riesgo para la supervivencia de la producción interna.

Un estudio de la Odepa el año 2014 dice que se importaron 3.848.778 kilos de leche en polvo entera al país, el año 2015 fueron 6.830.958 kilos, el 2016 se importaron 6.466.946 kilos y el año 2017 se internaron 11.619.157 kilos. De los citados números se puede apreciar el importante aumento en la importación de leche al país, lo cual ha generado un incremento considerable en la cantidad de leche ofertada a las empresas procesadoras de leche, llevando, en consecuencia, a la baja el precio a pagar a los productores chilenos de leche.

Por el contrario de las cifras anteriores y, como consecuencia del detrimento de la producción nacional, la exportación de leche chilena a otros países ha disminuido sustancialmente en igual periodo de tiempo, ya que en el año 2014 se exportaron 20.735.500 kilos de leche en polvo entera, el 2015 se enviaron al extranjero 5.951.100 kilos, el 2016 fueron 6.540.200 y el 2017 se exportaron 3.815.700 kilos.

Fedeleche