Socabio A.G.

Comisión de Antidistorsiones inicia investigación en industria de la leche

El organismo verá necesidad de imponer un impuesto a importaciones de este producto en polvo y queso gouda.

Tres años seguidos de disminución en la producción de leche nacional, vinculados por la industria al aumento en importaciones de los procesadores, incentivaron que la Comisión Nacional Encargada de Investigar la Existencia de Distorsiones en el Precio de las Mercaderías Importadas, presidida por el Fiscal Nacional Económico, iniciara una investigación respecto de las importaciones de leche en polvo y queso gouda.

A solicitud de la Federación Nacional de Productores de Leche (Fedeleche), la entidad resolverá sobre la aplicación de un impuesto adicional de 30% en leches en polvo entera y de 27% en quesos.

"El gran aumento que tuvimos el año pasado en la importación de estos productos nos afectó mucho, porque sustituyó claramente la producción nacional bajó la demanda interna y eso también afectó el precio. Y lo vemos reflejado tanto en las bajas de Prolesur y Watt´s", señaló el timonel del gremio, Rodrigo Lavín.

Tras la publicación ayer en el Diario Oficial, el organismo tendrá un plazo de entre 12 a 18 meses para resolver.

Lavín sostuvo que también se solicitó una salvaguardia para la leche en polvo descremada, "por la sencilla razón de que puede sustituir la importación de leche en polvo entera. Es necesaria pedir las dos a la vez, ya que la leche descremada tuvo un aumento significativo en importación".

Efecto en el mercado

De acogerse la salvaguardia, Fedeleche estima que se traducirá en una mayor demanda interna, y un alza en los precios internos pagados a productor.

¿Se traducirá esto en un aumento en los precios al consumidor? Lavín asegura que no. "El precio ha productor ha ido siempre con tendencia a la baja, pero el IPC lácteo hay una tendencia contraria. En los últimos 12 meses, en todas las categorías de lácteo es positivo. La baja del precio pagado a productor no se ha traducido en menores precios al consumidor, por lo tanto estimamos que una mayor compra de leche chilena no va a traducirse en mayores precios".

Otra ventaja de esto, añade, es que permitirá a los consumidores asegurarse de que la leche con que se elaboran los productos que compran será de alta calidad, en contraste con los productos importados que muchas veces no alcanzan los mismos estándares.

Expone que "lo importado no necesariamente ha sido adquirido a un valor menor que los que nos pagan a nosotros".

"Aseguramos una entrega de un producto que está hecho con altísimos niveles y estándares de calidad, en comparación con la leche importada", resalta.

Diario Financiero